Desconecta la batería de tu vehículo antes de dejarlo en nuestro parking

Aparcamadrid

Algunos de los clientes que han dejado su vehículo en nuestro aparcamiento de larga estancia en la T4 se han llevado la desagradable sorpresa de no ser capaces de arrancarlo a la vuelta de su viaje.

Los más desconfiados han llegado incluso a dudar de nuestra contrastada profesionalidad sin ser conscientes de que, lo que de verdad le ocurría a su vehículo, es que se había quedado sin batería durante esos días en los que había estado estacionado. Por ese motivo y para evitar este contratiempo tan habitual, hoy nos gustaría contarte qué partes del coche debes revisar si vas a dejarlo durante un tiempo en nuestro parking.

La batería

Comencemos por la batería. Este componente es un acumulador de energía del que se alimentan los diferentes componentes eléctricos que tienen los vehículos. Aunque no lo creas, cuando un coche está parado sigue consumiendo electricidad que puede llegar a vaciar totalmente la carga de la batería. Por ello, si tu coche va a permanecer un tiempo en nuestro aparcamiento de larga estancia, te aconsejamos que desconectes la batería mediante un cortacorrientes.

Un truco: después de estar un tiempo de viaje, lo más normal del mundo es que se te haya olvidado que la batería de tu coche está desconectada, por eso, no está de más que dejes una nota en el salpicadero “recordándote” que debes volver a conectarla y así evitarás sustos innecesarios. Recuerda también que tras desconectar la batería, se pueden desprogramar algunos elementos eléctricos del coche como los diales de la radio o el reloj.

Carburante, neumáticos y limpieza

Otras recomendaciones a tener en cuenta antes de dejar el coche en Aparcamadrid es que lo hagas con el depósito lleno de carburante para evitar problemas de condensación de agua. Incluso puedes consultar con tu mecánico si es necesario añadir algún tipo de aditivo especial en función de la época del año o el periodo de tiempo que tu coche permanecerá inactivo.

También te aconsejamos que revises la presión de los neumáticos y los dejes a su máxima capacidad permitida ya que siempre perderán algo de aire durante el tiempo que el automóvil permanezca parado. De esta manera, las ruedas no llegarán nunca al suelo ni provocarán daños en las llantas.

Y por último, si no has tenido tiempo para lavar tu coche antes de dejarlo en nuestro aparcamiento en el Aeropuerto de Madrid no te preocupes, nosotros nos encargamos de su lavado y de aplicarle una capa de cera que siempre ayudará a que se conserve mejor su carrocería mientras tú estás de viaje.