¿Sabes cómo combatir el jet lag?

Nuestra empresa de aparcamiento de larga estancia en la T4 puede ayudarte en muchos aspectos mientras viajas, como por ejemplo, vigilando tu coche durante el tiempo que estés fuera, llevándolo a pasar la ITV… Pero en lo que no podemos brindarte mucha ayuda es en la lucha contra uno de los fenómenos más extendidos que se producen tras un viaje: el temido jet lag. A pesar de ello, lo intentaremos con esta serie de consejos que deseamos te resulten útiles si viajas al otro lado del charco.

¿Qué es el jet lag?

Este término inglés podría definirse como la descompensación horaria que sufre un viajero tras un trayecto transatlántico. De esta manera, los ritmos biológicos de una persona se ven alterados debido al desfase entre el reloj interno de cada uno y el reloj real del sitio al que ha viajado.

Uno de los aspectos característicos del jet lag es que suele afectar más cuando se viaje desde el oeste hacia el este, ya que en esa dirección se “pierden” horas por culpa de los usos, provocando que los viajeros vivan ciclos diarios superiores a 24 horas. Las consecuencias son del todo conocidas: episodios de hambre o falta de apetito, somnolencia, cansancio, falta de concentración…

Consejos para remediarlo

¿Qué se puede hacer para remediarlo? Como aparcamiento de larga estancia en la T4 nos gustaría darte una serie de útiles consejos que te permitan mitigar estos molestos efectos de manera sana y rápida.

La preparación es fundamental a la hora de luchar contra el jet lag. Así, si nuestra estancia va a ser superior a tres días, habrá que comenzar a prepararnos para el horario que tendremos en el destino. Así, unos días antes (o mejor, una semana) se puede ir adelantando o retrasando la hora de irnos a dormir y de despertarnos, dependiendo si viajamos al este o al oeste, respectivamente.

En cambio, durante el vuelo, es muy recomendable que lo primero que hagas sea ajustar el reloj para ponerlo en hora con la de destino, actuando desde ese momento en consecuencia: ¿Es hora de dormir? Duerme. ¿Es hora de comer? Come.

Para poder descansar a bordo de un avión es conveniente llevar ropa cómoda, una almohada para el cuello o tapones para los oídos. Evita el consumo de alcohol o cafeína, y levántate cada una o dos horas para reactivar la circulación en las piernas.

En último lugar, una vez que hayas llegado a tu destino, deberás hacer todo lo posible para adaptar tus horarios a los del lugar, sobre todo en término de comidas y sueño. Lo mejor será no planificar demasiadas actividades para el primer día e intentar dormir la primera noche aunque no se tenga sueño.

Desde Aparcamadrid, aparte de ofrecerte estos consejos, sólo podremos cuidar tu vehículo de la manera más profesional durante tu viaje. De esta manera, tendrás una preocupación menos en la mente y podrás estar mucho más relajado en tu lucha contra el jet lag.